Trans-Portugal 2014

 

 

 

 

 

“EL PRÓLOGO”

El día dieciséis de mayo ya estábamos dirección Sagres–Portugal- con las motos repartidas entre furgoneta y remolque para poder partir dos días después desde aquella localidad con las máquinas a punto. Así contado parece fácil, pero hubo un grandísimo trabajo detrás de todo esto. Todos colaboramos como buenamente pudimos en los meses previos, siendo Cali y Willy los más inquietos del grupo, pero el peso del trabajo de esos dos primeros días de partida le tocó a los más entendidos en mecánica, Jaime y Lino, que entre desmontar las motos para hacerles sitio en la furgoneta y montarlas una vez en destino, se pegaron una buena paliza, y además a Cali y Javi, que también tuvieron lo suyo con los coches de alquiler, así que habíamos previsto una jornada previa de descanso antes de partir en busca de lo desconocido, que todos agradecimos.

 

Para mí fue un día de lo más inquietante. Las ganas de que llegara ese momento en el que todos partiríamos a la aventura, por el que llevaba esperando meses estaban acabando conmigo. Necesitaba saber de mis capacidades entre un grupo de endureros para los que rodar por el campo resulta totalmente natural, forma parte de sus vidas. Por el contrario yo estoy empezando a dar un paso más en mi incesante inquietud por descubrir qué más me puede ofrecer esta maravillosa pasión por las motos que ya es parte de mi propio yo, pero siendo mis primeros pasitos y consciente de mi falta de madurez en campo, estaba inquieto y solo esperaba no interceder demasiado en la aventura del resto de compañeros y saber leer el terreno para tomar las alternativas correctas antes de ver frustrada mi etapa y la del resto. Esa era mi idea inicial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARRANCAMOS.

La corneta sonó a las seis y media de la mañana del domingo dieciocho de mayo, pero entre unas cosas y otras no conseguimos partir del Cabo de Sao Vicente a la hora prevista. La sorpresa sería previa al pistoletazo de salida, a escasos metros del punto de partida, donde decidimos complicarnos la vida con un puñado de kilómetros de arena, que nos hizo prever un día de lo más agotador. Yo no daba crédito de lo que estaba sucediendo. Acabábamos de salir del camping a primera hora de la mañana y ya estaba sudando en ese mar de arena como nunca a tan temprana hora lo había hecho. Al llegar al faro todos comentábamos lo mismo y eso me tranquilizó. Saber que aquello nos había cogido a todos por sorpresa y no ser yo el único sufridor, me sosegó. No volveríamos a saber nada más de la arena, pero si del polvo en suspensión, que fue mucho, demasiado.

Hasta mediodía disfrutamos del recorrido sobre buenas pistas para abrir gas y saboreando las nuevas sensaciones de estar emprendiendo un reto. Ya con el sol en perpendicular la cosa empezó a ponerse interesante de cortafuegos, trialeras y demás delicias para el endurero que en cualquier otra circunstancia sería motivo de celebración, pero con tantísimos kilómetros por delante, la geografía, mi primera caída, la navegación y algún que otro despiste, nos rompían de cuajo las previsiones para poder llegar a destino antes de la puesta del astro rey. Sí, a mediodía todo se empezó a complicar con subidas y bajadas imposibles y en uno de esos inquietantes descensos y al verme incapaz de parar la moto antes de colisionar con los compañeros que me precedían, clavé el freno trasero, crucé la moto y al suelo, sin mayor consecuencia que el verme desparramado ante una situación que se me escapaba de las manos, pero con buenos consejos y ayuda siempre se sale de todo. Luego se sucederían otras subidas complicadas. En una de ellas, a media asta, me quedé estancado y mientras veía subir a los profesionales como quien sube la compra al coche, Javi se apiadaba de mí y con un poco de inercia y mientras se rascaba un cojón, me aparcó la moto en la cumbre en un abrir y cerrar de ojos. No daba crédito. Llegó otro descenso de muerte y decidí bajarlo fuera de la moto y con ésta apagada, pero resultaba imposible. Mis piernas no nos sostenían a ambos y mis pies resbalaban como por aceite, así que la moto se me cayó unas cuantas veces. Mi ángel de la guarda esta vez fue Víctor, que sacó una eslinga de la mochila y la amarró al colín de la moto restándome mucho peso y salvándome la vida. Aún así el esfuerzo fue brutal y al llegar abajo me vi sin fuerzas para poder seguir. Estaba destrozado, desmoralizado, sin aliento. Jaime me ofreció de su camelback bebida energética y así fue como empecé a revivir, pero decidí hacerme el puñado de kms que restaban hasta la gasolinera, por carretera.

El resto de la jornada fue relativamente fácil pero casi siempre en busca del track, así que el retraso acumulado a última hora del día obligaba a terminar la etapa haciendo unos buenos kilómetros de asfalto. Aun así ese día cayeron 250 kilómetros de tierra, polvo y calor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL PRIMERO DE TANTOS.

A la mañana siguiente nos despertamos en Serpa con muchísimas ganas de tirar fuerte y así lo hicimos, pero una vez más el tantísimo polvo y la retorcida geografía nos estaban entorpeciendo la marcha y la media de kilómetros se veía disminuida a cada hora que pasaba, sin que tal circunstancia impidiera el disfrute de estar haciendo exactamente lo que en ese preciso instante deseábamos con todas nuestras fuerzas. Las caras lo decían todo. Carcajadas espontáneas en los momentos de descanso y comentarios de lo que a unos y otros nos venía ocurriendo sobre la pista eran fiel reflejo de lo que estábamos disfrutando y entre unas cosas y otras llegó nuestro primer vadeo, que quisimos inmortalizar como si fuera el último y es que la ocasión lo requería. En realidad todos esperábamos poder retratar un buen chapuzón, pero no fue posible, enfundamos las cámaras y seguimos la ruta sabedores de que no sería el último, ni mucho menos. El hecho de estar en plena aventura se hacía más tangible a cada instante y a cada kilómetro que pasaba me sentía más y más cómodo con el gas, con la rueda deslizando y con las reacciones de la moto, disfrutando muchísimo y aguantando el ritmo natural que se imponía en el grupo. Hoy estaba bajando cortafuegos de vértigo y subiendo paredes que nunca me hubiera imaginado y eso me hizo recobrar la confianza perdida el día anterior, que buena falta me hacía. La tarde fue una maravilla de extensos campos de olivos que nos insuflaban aire puro en los pulmones, pero una vez más, la noche se nos vino encima y la etapa hubo de ser culminada con los tacos sobre el asfalto. Resignados llegamos a Castelo de Vide 

Esta segunda jornada sería zanjada con 265 kilómetros de pistas, más polvo, montes, prados y hasta navegando con un track que parecía huidizo, lo que convertía al guía de turno en pieza clave para sumar kilómetros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEL AMOR AL ODIO. 

Castelo de Vide amaneció con una tenue y agradable lluvia, así que ya no sería de esperar ese molesto talco inhalado los días anteriores. Esta comarca está agraciada con una vegetación y caminos dignos de pintorescos cuadros, pero cuando ya empezábamos a calentar sobre nuestras monturas se produjo el primer pinchazo en la moto de Angelito que nos rompió el lienzo, y estando a poca distancia de Miguel, nuestra imprescindible asistencia, y para no aminorar la marcha a tan temprana hora, decidimos quedar con ambos en el próximo punto de repostaje con el problema resuelto mientras el resto continuábamos el track previsto y así fue. No sería la última incidencia de un día marcado por la mecánica en ruta y a media mañana una pérdida de potencia en la moto de Lino, que no sería más que una piedrecilla en la válvula de escape, y por la tarde la rotura de la cadena de Javi, pondrían a prueba los conocimientos mecánicos del propio Lino que lo acabaría resolviendo todo en su línea habitual, rápido y sin mayor problema. Por la tarde aquellas gotas se hicieron aguacero y los charcos trampas de barro y lo empecé a pasar mal. Mi rueda delantera (tkc80 120/70/17) y el barro, reaccionaban como agua y aceite y cortar gas sobre esa arcilla movediza aumentaba exponencialmente la posibilidad de una caída, así que intentaba pasar el barro abriendo gas fuerte para restar aplomo al tren delantero y la cosa funcionaba. Decir que al no haber demasiadas roderas la operación resultaba sencilla y eficaz. Me la estaba jugando, pero notaba que la probabilidad de caerme así era menor y la cosa salió bien. A la altura de Pena García y ante el cortafuegos más impresionante que vi en mi vida, de una distancia y pendiente imposibles y sabedor de que llegaría abajo arrastrando la moto por el barro, algo me salvó la vida. La lluvia se intensificaba y se nos hacía tarde. Lo hablamos y nos rendimos. Con la unanimidad del grupo, tuvimos que dar por terminada la jornada. Ese pudo haber sido el descenso más épico de esta aventura, pero cuando la seguridad se ve comprometida en un grupo tan numeroso y dispar, una decisión así siempre es la correcta.

Nuestra llegada a Sabugal fue terrible, bajo lluvias torrenciales, ráfagas fuertísimas de aire y mucho, mucho frío. No estábamos preparados para semejante temporal ni logística, ni física, ni mentalmente hablando. Nos emparapetamos como buenamente pudimos con bolsas de basura, que poco hacían ante la furia que nos estaba cayendo, así que resultó la maldita hora más dura que recuerdo sobre la moto. Llegamos entumecidos a destino sin apenas poder movernos de la tensión que el frió y el agua nos habían generado.

Ese día tardamos algo más en ponernos con el cachondeo de todas las noches, pero al final, ya duchados y con los estómagos llenos, nos relajamos y disfrutamos de la buena compañía de cada día mientras nuestras vidas secaban al pie de una lareira.

Con 210 kilómetros de ensueño, hambre de muchos más y una terrible pesadilla, cerramos este episodio y hasta el día siguiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL SUSTO. 

Los ánimos después de la mala experiencia del día anterior con tantísima lluvia, estaban por los suelos, pero como nadie había prometido que aquello fuera fácil, esa mañana nos pusimos nuestras equipaciones aún húmedas y regresamos a los caminos. Poco después los ánimos había cambiado, todo parecía estar ya en su sitio y nadie se acordaba de lo sucedido. La culpable era una autopista de arena en su punto perfecto de humedad que parecía estar esperando virgen por nosotros, hizo las delicias de todos y cada uno. Yo lo disfruté muchísimo, aquello estaba hecho para mi tranganillo, así que adelantar el cuerpo y abrir gas para hacerla derrapar en las curvas acabó por resultar de lo más natural. En la siguiente parada las sonrisas en nuestros rostros no dejaban lugar a duda, parecíamos niños con zapatos nuevos, acabábamos de disfrutar con el gas como pocas veces. Mas valles, ríos y montañas nos acompañaron el resto de la mañana, pero sobre todo, a mediodía, mucho frío que nos hizo parar durante un buen rato en una gasolinera fronteriza con España, en la que nos esperaba la asistencia con todo lo necesario para reponer fuerzas y seguir tirando. “Acampamos” en el bar de al lado, repusimos fuerzas, achicamos toda el agua que pudimos con los secadores de Mar y del propio local y nos fuimos de allí como si aquello lo lleváramos haciendo cada día de nuestras vidas.

La tarde parecía no ser complicada en cuanto a violencia geográfica, pero las intensas lluvias que nos habían precedido nos deparaban kilómetros de barro, unas veces más explícito que otras, pero siempre constante bajo nuestras ruedas y llegó la caída del día. Una vez más era yo el afectado y con el gas bien abierto, había consecuencias mecánicas que lamentar. Palanca de cambio y depósito roto. Por lo demás yo era una croqueta de barro sin daño físico alguno, pero lamentosa apariencia, y mi cámara “on-casco” aparecía unos metros más allá con el soporte roto. El estado de mi queridísimo “tranganillo” no me permitió más que continuar por asfalto. Lo siguiente fue quedarme sin gasolina, afortunadamente, en el mismo centro de un pueblo provisto de un ridículo surtidor. Fui ayudado por un chaval a empujar la moto hasta la prometida “gasolinera” y sudé tinta china para alcanzar Aldeaduero a punta de gas y con los escasos tres litros de reserva que el maltrecho depósito me permitía llenar. Y llegué claro!. Me presenté en la recepción del complejo turístico más parecido a un minero que a un motero, me alojaron en un apartamento para mi solito del asco que daba, me duché y esperé en cueros a que llegara la asistencia con mi equipación de ser humano.

El resto del grupo continuó la marcha por los caminos y senderos dominio del río Duero para culminar una de las más hermosas etapas.

Al acabar la cena Lino se hizo cargo de los problemas del depósito y con unas resinas que se había traído Jaime, me selló el soporte roto por donde perdía y a secar. ¡Un lujazo de compañeros!. Me tomé un par de copas con Willy, Nacho, Javi, Angelito, Cali, Lino y alguno más y me fui a la cama con la inquietud del que no sabe de su futuro. Faltaba comprobar que aquello no perdiera gasolina y reparar la palanca de cambio. Toqué toda la madera que se me puso delante y crucé dedos y pestañas.

 

Ese día no fueron más de 170 kilómetros de campo, pero el terreno obligaba a una etapa relativamente corta, que fue lograda sobre el track previsto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puse el despertador para antes de lo habitual y manos a la obra. En media hora ya tenía el depósito montado en su sitio con ambos grifos conectados, comprobada su estanqueidad y había retirado la palanca de cambio para que los manitas hicieran el resto. Taladro, tuerca, tornillo con un tubito plástico y cinta americana. ¡¡“Meutranganillo” estaba listo para continuar!! Mi alegría rozaba la estupidez y aunque Lino ya me había advertido el día anterior de que todo tenía solución, desconfiado de mi, tenía bajo aviso a la parienta para que, en caso de necesitarlo, me enviara a Ourense el depósito de 11L que tengo en casa. No quería arriesgar nada. El caso es que nunca había contemplado la posibilidad de verme fuera de la “Trans” y no permitiría que aquello sucediera, y así era, estaba en ruta, mas consciente que nunca de lo que había salvado y prometiéndome mayor sensatez para no resultar sometido a una nueva nominación.

 

ASCENSO DESDE LA SIMA.

Aldeaduero nos despedía con una temperatura y humedad perfectas para el enduro, sabedora de lo que tocaba afrontar. Salir del cañón que en ese punto dibuja el río Duero no era cosa fácil. El desnivel que tuvimos que salvar es para verlo, hay que vivirlo, y todo aquello nos hacía pensar en la posibilidad de estar ante una de las jornadas más devastadoras de nuestro periplo, cuando de avanzar kilómetros se trata. Ascendí todo lo que pude hasta llegar a un punto en el que me la jugaría seguro en caso de seguir. La inclinación, las piedras brillantes por la humedad y pulidas por el tiempo, me indicaban el camino de vuelta y así lo hice, bajé todo lo subido y me acerqué a la gasolinera donde habíamos quedado en repostar, que estaba a escasos cinco kms. Los demás continuaron el ascenso y una vez alcanzada la cota más alta, se acabaron las penurias y el resto del día permitió seguir a buen ritmo cuando el ganado que nos salía al paso lo permitía claro!, disfrutando de un paisaje que cada vez nos resultaba más familiar por su montañosa geografía y gracias a su amigable senda pudimos completar unos 240 kilómetros de belleza rural y caminos, montes y vadeos, llegando a Vinhais tras una de las etapas más fructíferas, no sin antes haber reparado un pinchazo en la moto de Víctor, que no llevaría más que unos pocos minutos y un montón de risas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GALICIA.

Nuestro alojamiento estaba en pleno track, así que no tardamos demasiado en calentar por los bosques de la comarca y jugando entre fronteras, sin darnos cuenta, habíamos entrado en Galicia y las dificultades que asolaban nuestro camino empezaban a constatar tal circunstancia. Podría haber sido un día de sufrimiento para mi, pero no, el destino me había agraciado con una Sherco 300 pata negra, mientras mi moto cumplía un cometido más asfáltico acercando a un compañero hasta Ourense por motivos personales, así que este día resolver cualquier obstáculo me resultaba fácil y sencillo, una gozada que me permitió disfrutar de los paisajes y de la ruta en si misma, más que cualquier otro día. Esa sería la tónica de la jornada, salvar obstáculos y disfrutar de las hermosísimas vistas y rincones que la provincia de Ourense brinda sin pedir nada a cambio. Nada más que concentración y compañerismo, que nos permitieron dar fin a este precioso día de ruta en la misma y homónima capital de provincia, agraciados con 215 kilómetros de impresionantes montañas, ríos, cascadas, campos y senderos gallegos. El saldo de reparaciones de hoy sería exacto al de ayer, con un pinchazo en la moto de Mar que aludimos justo antes de partir de la última gasolinera y reparado en el acto.

Para mi la aventura llegaba a su fin y sabedor de que con mi moto por Galicia y con hora de llegada a Pontevedra, no haría más que complicarme la vida y la de los demás, decidí que mi último día de “Trans” sería por asfalto en su mayoría, así que me relajé y disfruté de la noche jeje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA LLEGADA.

Trans-Portugal 2014 agonizaba en sus últimas horas de vida. La noche pasada habíamos disfrutado de una buena cena en grupo y comentado tantísimas anécdotas que ya siempre formarán parte de nuestros más valiosos recuerdos, pero habíamos adquirido el compromiso de llegar ese sábado veinticuatro de mayo a la ciudad de Pontevedra y nada nos haría fallar en nuestra palabra. El track resultó difícil y en ocasiones confuso por lo que me comentaban los compañeros, lo que les hizo sumar más kilómetros de los prometidos, pero siendo la ruta más corta de todas las ideadas para esta primera edición y casi sin comer, a las ocho de la tarde, Cali, Jaime, Angelito, Nacho, Mar, Víctor, Willy, Xabi, Lino, Javier, Miguel, Juana y yo, llegábamos a Pontevedra, donde nos esperaba una recepción entre amigos y familiares que a más de uno consiguió emocionar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TOCA:

REFLEXIONAR. Ahora lo veo claro. Lo haría otra vez y con la misma moto, pero con llantas de campo. El caso es que si la “trans” estuviera conformada por motos trail, la mía no habría ni llamado la atención. Todo se habría resuelto para seguir tirando por zonas más “trail” y ahí, con la mía, no habría problema alguno, salvando el barro claro!. El piloto es otra historia jaja. El caso es que además de ser la única montura del grupo de marcado carácter trail, las llantas de 17” la penalizaban todavía más y solo ahora soy realmente consciente de ello. No es lo mismo salir a pistear un día cualquiera por “casa” e ir resolviendo dificultades, que salir con un propósito diario bien definido y entre motos 100% enduro, nada que ver, pero lo dicho, llantas camperas y gassssssss!!!, seguiré en desventaja, pero la distancia se habrá visto reducida.

Y AGRADECER. Los agradecimientos se los debo a todos y cada uno de mis doce compañeros de ruta. Me han ayudado siempre que lo he necesitado, física y emocionalmente, dándome ánimos y mostrándose muy comprensivos en todo momento con las dificultades que entraña mi moto en ciertos pasos complicados, por no hablar de la asistencia mecánica y esos buenos consejos que siempre he intentado asimilar y llevar a la práctica, haciendo de mi un piloto menos malo de lo que era. ¡¡GRACIAS COMPAÑEROS!! Por todos y cada uno de esos momentos en los que me habéis brindado una mano, aliento o consejo, que me han quedado grabados a fuego. Os aseguro que para mi el mayor valor de la “trans” ha sido el humano.

 

 



5 comentarios en “Trans-Portugal 2014

  • Robeitor |

    Buen viaje os habéis pegado!

    Ese trayecto lo he hecho un par de veces, me suenan muchas zonas, pero otras que veo muy endureras no tanto, por los mapas que has puesto es prácticamente los mismo pero tengo curiosidad por esos tramos…

    Otra cosa, creo que son demasiado endureras las motos para ese viaje, creo que con trail medias o incluso tipo ktm990 se hace sin problemas mas que por algún que otro paso, el follón de llevar las enduros hasta Faro y luego recogerlas en Pontevedra, mas los coches de alquiler……..uffff que follonazo! Con lo fácil que es llegar en tu trail y volver 😉 mas cansado eso si.

    Saludos!

    Responder
    • gsrinho | Post author

      Lo pensé un montón de veces… y es cierto que con trail todo sería menos follón, pero la verdad, ir cargando con equipaje y demás… si ya ligero pasamos por sitios muy complicados, cargados se haría imposible. Pero claro… todo habría sido más trail y menos enduro.

      Seguramente en tus salidas por Portugal pisarás muchas zonas del track, pero no todo ya que está hecho sobre el google earth sin ninguna referencia previa… así que la aventura en ese sentido fue total!

      saludos!

      Responder
  • Antonio Morales |

    Acabo de leerme la crónica de cabo a rabo y he disfrutado como un enano. Con respecto al tipo de moto pues bueno la disponibilidad de medios pasta es la que te puede hacer inclinar hacia una trail o una enduro. Yo normalmente opto por la Trail más por empezar y acabar el viaje desde casa. Aunque mi última aventura de Costa a Costa desde Villaricos (Murcia) hasta Ayamonte (Huelva) lo hice en una Husaberg 450 del 2013 . Normalmente los hago en trail; Tenere, 990 adv, ktm 690 y el próximo que planeo Transportugal lo aré en la 690 o en la BMW 1150 preparada para tal. Me gustaría filtrar varios track para confeccionar uno para la 1150. alguien podría ayudarme con esos track’

    Responder
    • An-tonio |

      Está claro que lo suyo es tener dos motos… bueno tener 3, aunque mejor 4 🙂

      Entre una trail y una enduro ? pues con cualquier enduro de mas de 450cc te lo vas a pasar pipa haciendo rutas trail con mucha mas seguridad, menos cansancio y mas diversión aunque luego hay que comprar el carrito y aprender mecánica para hacer los mantenimientos en casa a no ser que tengas muchas pelas 🙂

      Yo por lo pronto mi situación solo me permite una moto y tiene que ser una trail. Y para esto opino que el mejor compromiso lo dan las monocilindricas de 150k.

      Con lo de filtrar varios tracks te refieres a buscarlos o hacer un gazpacho entre varios que ya tienes ?, en wikilock tienes infinidad de tracks, para una 1150 buscaría de 4×4 y quads que imagino serán mas aptos para motos gordas.

      Y no olvides de subir el track a la sección de tracks de mundo-trail! 🙂

      un saludo y gass!

      Responder
  • gsrinho | Post author

    Antonio Morales… siento no poder ayudarte con lo del track. La verdad que no está en mis manos, pero además, es que hay algunos tramos que no pudimos hacer, poca cosa, pero pasar un track sin haberlo hecho previamente… no se. De todos modos creo que el que hicimos nosotros, para una 1150, podría ser hasta peligroso. Venga! suerte en tu aventura!!

    Responder

Deja una Respuesta / Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>